Ay Sevilla

y asi terminaba hoy el pregón de Alberto Garcia Reyes

 «Ay Sevilla».
 «Eres mi adentro y mi afuera,/ eres mi cómo y mi quién,/ tierra final y primera/ que enterrará con desdén/ el alma de mi quimera,/ mi origen, mi último tren,/ lo que perdí, quien me espera,/ reloj parado en mi andén,/ donde nací y donde muera,/ mi principio y mi huesera,/ mis alas y mi sostén,/ mi destierro y mi bandera,/ mi amada y mi carcelera,/ mi Calvario y mi Belén,/ y ante Dios, cuando Dios quiera,/ mis dos palabras postreras/ serán Sevilla y amén».




0